#porunaleyjusta NOVEDADES

Bajo este hashtag #porunaleyjusta, el ciclismo español ha estado unido para que cambiaran las leyes en la referencia a los accidentes y atropellos protagonizados por automóviles, donde el o los ciclistas se veían afectados.

Algo que clamaba al cielo ante la evidente injusticia que se hacía gala y la incongruencia inclusive en la redacción de los articulados. Dejando a las víctimas en clara indefensión y bajo el pie de las aseguradoras. Pero no hablamos solo de ciclistas, hablamos de cualquiera que se viese afectado por un accidente o atropello causado por un automóvil.
Anna González
Antes de continuar hemos de nombrar a dos personas esenciales en todo este trabajo, sin los cuales muy posiblemente nunca hubiésemos llegado a este punto y lo que queda por delante. Una es Anna González, que no voy a explicar quién es y lo que ha supuesto para el mundo ciclista pues dudo que haya alguien que no lo sepa. Ha sido la imagen de lo que no se ve. La imagen de los que se quedan cuando se sufre la muerte de un ser querido. Representa el dato estadístico de fallecidos por la violencia vial de los automóviles.      
Alfonso Triviño
Y otra es Alfonso Triviño, abogado de la Asociación de Ciclistas Profesionales y secretario de la misma. Al cual conozco desde que a mediados de los 90, nos presentaron en la incipiente Comisión de Seguridad Vial, que creamos de forma independiente a las federaciones de ciclismo. Uniendo a distintas personas del mundo ciclista y preocupados por la centena de compañeros atropellados cada año por aquel entonces. Desde entonces nuestros caminos han recorrido sendas muy cercanas y le tengo un aprecio muy especial, el mismo que muchos de los ciclistas deberemos de tenerle por el impagable trabajo que ha llevado y lleva adelante.   El año 2015, el código penal sufrió una modificación sumamente importante que afectaría directamente a los accidentes de tráfico. La principal es que despenalizaba las faltas (Artículo 142 del Código Penal). Anteriormente, estas faltas de tráfico se componían tanto de las infracciones graves con resultados de poca gravedad como, de las infracciones más leves con consecuencias más graves. El perjudicado podía interponer denuncia por vía penal y el juzgado incoa el correspondiente Juicio de Faltas. Y la maquinaria de la ley se ponía al servicio de la víctima. Acceso a un médico forense imparcial y perteneciente al juzgado, sin coste alguno y tenían acceso a un pronunciamiento del juez, tanto por la responsabilidad penal como por la civil. A partir del 1 de julio del 2015 tan solo se admitirán denuncias por la vía penal por accidentes de tráfico en los que se haya cometido algún tipo de imprudencia muy grave. ¿Qué es muy grave? Las contempladas en los artículos 149 y 150 del código penal. Grandes lesionados, pérdidas de extremidades, deformidad, daños psíquicos, etc. ¿En qué consistía esa modificación? En su momento esto traía consigo una descarga de los juzgados de denuncias que se producían de accidentes mínimos, que se interponían para resolver indemnizaciones que hubiese lugar. Aspecto que en un principio se podía pensar lógico al no exigir a un juzgado de lo penal investigar aspectos mucho más simples que podían ir por vía civil. Pero esto que parece algo lógico, en la práctico no fue así y ¿por qué?
La razón que esgrimimos desde el ámbito de las víctimas, llámense ciclistas o ciudadanos de a pié o inclusive, otros conductores de automóviles, es que quedarán impunes algunas conductas que pueden considerarse claramente imprudentes. Y debido a esa despenalización, para hacer valer tus derechos como víctima, te verás en la necesidad de ir a la vía civil Y qué supone esta vía civil.  
  • Hasta ahora era el médico forense del propio juzgado el que peritaba el estado de la víctima y su recuperación. A partir de ahora es la víctima la que tendrá que contratar un servicio médico pericial y pagarlo de su bolsillo. A sabiendas que tendrá presunción de veracidad el médico de la aseguradora.
  • Has de contratar los servicios de un procurador si el importe demandado supera los 2.000€.
  • Así como contratar un abogado.
  • Y no hablemos si al final el juez desestima tu reclamación y pierdes el juicio, pues tendrás que hacer frente a las costas del mismo. Aspecto que por vía penal no sucede.
  • Y estamos hablando de litigar contra una aseguradora y toda su maquinaria, la cual ha podido hacerte un oferta a la baja. Sabiendo que no vas a querer continuar por la vía civil por el riesgo que conlleva y que si no estás de acuerdo con la indemnización, el juicio se puede dilatar en el tiempo.
Al final optas con aceptar las «migajas» que te ofrecen. Resultado: La aseguradora sale ganando, ahorrando dinero, tiempo y recursos y, posiblemente tú quedas en un estado peor al anterior del accidente.
Resumen: Aparte de ser la víctima del accidente y quedar en un estado indeterminado, perder tiempo, calidad de vida y dinero por cuestión laboral y por el accidente en sí mismo. Recibes una compensación inferior a lo que te corresponde si fuese el estado quien defendiese tus intereses. Inclusive, puede que te veas en la obligación de pagar toda la maquinaria legal si pierdes el juicio. Otro artículo que nos afectaba directamente era la Omisión del Deber de Socorro (Artículo 195 del Código Penal) y ¿por qué nos afecta?

Reunión DGT y Mesa Española de la Bicicleta (2017)

Ejemplo: Un conductor atropella a un grupo de ciclistas dejando en mal estado a uno de ellos. El conductor no se detiene y se da a la fuga. No existe la omisión de socorro debido a que la víctima no queda desamparada y en peligro manifiesto y grave. Como se puede leer en dicho artículo:
El que no socorriere a una persona que se halle desamparada y en peligro manifiesto y grave, cuando pudiere hacerlo sin riesgo propio ni de terceros, será castigado con la pena de multa de tres a doce meses.
Pues es atendido por el resto de compañeros. Igualmente sucede cuando la víctima fallece en el acto, debido a que ya no se puede hacer nada por su vida, o séase que no está «…en peligro manifiesto y grave.» Ahora aparecen nuevos actores y articulados: Imprudencia grave al volante que, ahora, abarca tres supuestos: cuando se comete un delito contra la seguridad vial por exceso de velocidad, cuando se hace bajo la influencia de drogas, o bajo la influencia de alcohol. Y cuando hablamos de la Omisión de Socorro, esta queda modificada: En la nueva redacción se especifica que el abandono del lugar del accidente, cuando se ha cometido una imprudencia al volante, se sancionará con penas de entre seis meses y cuatro años de cárcel y la retirada del carné de conducir entre uno y cuatro años. Si se considerara que esta omisión de socorro es «fortuita», se reducirá la pena a un máximo de seis meses, mientras que la retirada del carné podría ser de hasta dos años. A continuación puedes leer los acuerdos que la Comisión de Justicia ha llegado. Ahora han de remitir a Pleno y posteriormente al Senado.
PROPOSICIÓN DE LEY ORGÁNICA DE MODIFICACIÓN DE LA LEY ORGÁNICA 10/1995, DE 23 DE NOVIEMBRE, DEL CÓDIGO PENAL, EN MATERIA DE IMPRUDENCIA EN LA CONDUCCIÓN DE VEHÍCULOS A MOTOR O CICLOMOTOR Y SANCIÓN DEL ABANDONO DEL LUGAR DEL ACCIDENTE (122/114) Las modificaciones a las que se ha llegado a un primer acuerdo en la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados son las que reflejamos directamente aquí: Exposición de motivos La presente Ley Orgánica responde a una importante demanda social, ante el incremento de accidentes en los que resultan afectados peatones y ciclistas por imprudencia en la conducción de vehículos a motor o ciclomotor, y se asienta sobre tres ejes: 1° La introducción de tres supuestos que se van a considerar imprudencia grave por disposición de ley, así como una interpretación auténtica de la imprudencia menos grave. 2° El aumento de la punición de este tipo de conductas. 3° La introducción del delito de abandono del lugar del accidente. Por lo que se refiere al primero, cabe señalar que esta modificación supone darle carta legal a la actividad que ya desde el Ministerio Fiscal y por la jurisprudencia se venía acordando, como resulta patente en la Circular 10/2011 de la Fiscalía General del Estado sobre seguridad vial y la consideración de conducción temeraria cuando concurra un riesgo concreto para la integridad de las personas, si concurren los requisitos del artículo 379 de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. Con ello se garantiza la mayor sanción para determinadas conductas particularmente graves con resultado de muerte, en particular cuando el conductor del vehículo de motor o ciclomotor conduzca bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas o exceso de velocidad. Se reconoce de forma expresa que existen determinadas circunstancias indicativas de una especial negligencia por parte del conductor y han de tener consideración inequívoca en las consecuencias penales como imprudencia grave. El aumento de la punición de este tipo de conductas se propone a través de dos vías. Por un lado, la introducción de un nuevo artículo 142 bis. La redacción permitirá al Juez o Tribunal imponer la pena de hasta nueve años de prisión en caso de varios fallecidos, o fallecidos y heridos graves,causados por la imprudencia en la conducción de vehículos a motor. Lo mismo sucede con la introducción del artículo 152 bis, que permite incrementar en un grado la pena cuando hubiera una pluralidad de personas que sufrieran las lesiones del artículo 152.1.2º o 3º, o de dos cuando ese número de lesionados fuera muy elevado. Por otro lado, el aumento de la punición también se refleja en la introducción de la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores en un nuevo párrafo del artículo 382, complementaria de la ya prevista por la regla concursal que determina la aplicación de la pena del delito más grave en su mitad superior en los casos de producción de un resultado lesivo cuando concurra la conducción temeraria, prevista y penada en el artículo 381. En tercer lugar, se introduce el delito de abandono del lugar del accidente con una redacción autónoma, dentro del Capítulo IV del Código Penal, dedicado a los delitos contra la seguridad vial, por entender que se trata de una conducta diferente y, esta vez sí, dolosa e independiente de la conducta previa imprudente o fortuita. Lo que se quiere sancionar en este caso es la maldad intrínseca en el abandono de quien sabe que deja atrás a alguien que pudiera estar lesionado o incluso fallecido, la falta de solidaridad con las víctimas, penalmente relevante por la implicación directa en el accidente previo al abandono, y las legítimas expectativas de los peatones, ciclistas o conductores de cualquier vehículo a motor o ciclomotor, de ser atendidos en caso de accidente de tráfico. Se busca evitar el concurso de normas entre este tipo penal y el delito de omisión del deber de socorro del artículo 195.3 del Código Penal para los casos de lesiones a través de la previsión contenida en el texto, de subsidiariedad de este delito respecto del aquél, refiriéndolo a los casos de personas que sufran lesiones graves pero en las que no concurran los requisitos del peligro manifiesto y grave que exige la omisión del deber de socorro. Artículo único. Modificación de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. Se modifica la Ley 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, en los siguientes términos: Uno. El artículo 142 queda redactado del siguiente modo: «Artículo 142.
  1. El que por imprudencia grave causare la muerte de otro, será castigado, como reo de homicidio imprudente, con la pena de prisión de uno a cuatro años. Si el homicidio imprudente se hubiera cometido utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, se impondrá asimismo la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de uno a seis años. A los efectos de este apartado, se reputará en todo caso como imprudencia grave la conducción en la que la concurrencia de alguna de las circunstancias previstas en el artículo 379determinara la producción del hecho. Si el homicidio imprudente se hubiera cometido utilizando un arma de fuego, se impondrá también la pena de privación del derecho al porte o tenencia de armas por tiempo de uno a seis años. Si el homicidio se hubiera cometido por imprudencia profesional, se impondrá además la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión, oficio o cargo por un periodo de tres a seis años.
  2. El que por imprudencia menos grave causare la muerte de otro, será castigado con la pena de multa de tres meses a dieciocho meses. Si el homicidio se hubiera cometido utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, se podrá imponer también la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de tres a dieciocho meses. Se reputará imprudencia menos grave, cuando no sea calificada de grave, siempre que el hecho sea consecuencia de una infracción grave de las normas sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, apreciada la entidad de ésta por el Juez o el Tribunal. Si el homicidio se hubiera cometido utilizando un arma de fuego, se podrá imponer también la pena de privación del derecho al porte o tenencia de armas por tiempo de tres a dieciocho meses. El delito previsto en este apartado solo será perseguible mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal.
Dos (nuevo). Se introduce un nuevo artículo 142 bis, con la siguiente redacción: “Artículo 142 bis. En los casos previstos en el número 1 del artículo anterior, el Juez o Tribunal podrá imponer motivadamente la pena superior en un grado, en la extensión que estime conveniente, si el hecho revistiere notoria gravedad, en atención a la singular entidad y relevancia del riesgo creado y del deber normativo de cuidado infringido, y hubiere provocado la muerte de dos o más personas o la muerte de una y lesiones constitutivas de delito del artículo 152. 1. 2º o 3º en las demás, y en dos grados si el número de fallecidos fuere muy elevado.”
Tres (Antes Dos). El artículo 152 queda redactado del siguiente modo: «Artículo 152.
  1. El que por imprudencia grave causare alguna de las lesiones previstas en los artículos anteriores será castigado, en atención al riesgo creado y el resultado producido:
1° Con la pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a dieciocho meses, si se tratare de las lesiones del apartado 1 del artículo 147. 2° Con la pena de prisión de uno a tres años, si se tratare de las lesiones del artículo 149. 3° Con la pena de prisión de seis meses a dos años, si se tratare de las lesiones del artículo 150. Si los hechos se hubieran cometido utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, se impondrá asimismo la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de uno a cuatro años. A los efectos de este apartado, se reputará en todo caso como imprudencia grave la conducción en la que la concurrencia de alguna de las circunstancias previstas en el artículo 379 determinara la producción del hecho. Si las lesiones se hubieran causado utilizando un arma de fuego, se impondrá también la pena de privación del derecho al porte o tenencia de armas por tiempo de uno a cuatro años. Si las lesiones hubieran sido cometidas por imprudencia profesional, se impondrá además la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión, oficio o cargo por un período de seis meses a cuatro años.
  1. El que por imprudencia menos grave causare alguna de las lesiones a que se refieren los artículos 149 y 150, será castigado con una pena de multa de tres meses a doce meses. Si los hechos se hubieran cometido utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, se podrá imponer también la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de tres meses a un año. Se reputará imprudencia menos grave, cuando no sea calificada de grave, siempre que el hecho sea consecuencia de una infracción grave de las normas sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, apreciada la entidad de ésta por el Juez o el Tribunal. Si las lesiones se hubieran causado utilizando un arma de fuego, se podrá imponer también la pena de privación del derecho al porte o tenencia de armas por tiempo de tres meses a un año. El delito previsto en este apartado solo será perseguible mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal.
​Cuatro (nuevo) Se introduce un nuevo artículo 152 bis, con la siguiente redacción: ​“Artículo 152 bis. En los casos previstos en el número 1 del artículo anterior, el Juez o Tribunal podrá imponer motivadamente la pena superior en un grado, en la extensión que estime conveniente, si el hecho revistiere notoria gravedad, en atención a la singular entidad y relevancia del riesgo creado y del deber normativo de cuidado infringido, y hubiere provocado lesiones constitutivas de delito del artículo 152. 1. 2º o 3º a una pluralidad de personas, y en dos grados si el número de lesionados fuere muy elevado.” Cinco (antes Tres). El artículo 382 queda redactado del siguiente modo: «Artículo 382. Cuando con los actos sancionados en los artículos 379, 380 y 381 se ocasionare, además del riesgo prevenido, un resultado lesivo constitutivo de delito, cualquiera que sea su gravedad, los Jueces o Tribunales apreciarán tan sólo la infracción más gravemente penada, aplicando la pena en su mitad superior y condenando, en todo caso, al resarcimiento de la responsabilidad civil que se hubiera originado. Cuando el resultado lesivo concurra con un delito del artículo 381, se impondrá en todo caso la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores prevista en este precepto en su mitad superior.” ​Seis (nuevo). Se introduce un nuevo artículo 382 bis, con la siguiente redacción: “Artículo 382 bis.
  1. El conductor de un vehículo a motor o de un ciclomotor que, fuera de los casos contemplados en el artículo 195, voluntariamente y sin que concurra riesgo propio o de terceros, abandone el lugar de los hechos tras causar un accidente en el que fallecieran una o varias personas o en el que se le causare lesión constitutiva de un delito del artículo 152.2, será castigado como autor de un delito de abandono del lugar del accidente.
  2. Los hechos contemplados en este artículo que tuvieran su origen en una acción imprudente del conductor, serán castigados con la pena de prisión de seis meses a cuatro años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de uno a cuatro años.
  3. Si el origen de los hechos que dan lugar al abandono fuera fortuito le corresponderá una pena de tres a seis meses de prisión y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de seis meses a dos años.”
Disposición final única. Entrada en vigor. La presente Ley Orgánica entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado».

Mesa Española de la Bicicleta – NOTA DE PRENSA

LA MESA ESPAÑOLA DE LA BICICLETA PRESENTA SUS ENMIENDAS A LA REFORMA DEL CÓDIGO PENAL SIGUIENDO CON EL ESPÍRITU DE #PorUnaLeyJusta

Ante la tramitación en el Congreso de la reforma del Código Penal en materia de imprudencia y el abandono del lugar del accidente por aquéllos que estén implicados, la Mesa Española de la Bicicleta ha aportado a los distintos Grupos Parlamentarios una propuesta de mejora del texto inicial en forma de enmiendas que buscan corregir el texto de la Proposición de Ley.
Se está a día de hoy, debatiendo en el Congreso, las enmiendas a la Proposición de Ley de reforma del Código Penal, instada por Grupo Parlamentario Popular este verano y admitida a trámite en septiembre. La iniciativa es la respuesta del Grupo Parlamentario Popular, a la petición de Anna González expuesta en #PorUnaLeyJusta y que cuenta con el apoyo de todo el colectivo ciclista. Siendo una reforma en sí misma muy necesaria y positiva, posee carencias. Y para perfeccionarla ha de seguirse una tramitación por la que presenten enmiendas los distintos Grupos Parlamentarios para mejora del texto. Esas enmiendas serán sometidas a votación en el Congreso y buscarán modificar la reforma para hacerla más adecuada a una protección real de las víctimas de accidentes. Las diferentes partes interesadas llevan semanas de reuniones y trabajando para que los ponentes de la reforma del Código Penal, pertenecientes a todos los Grupos Parlamentarios, se pongan de acuerdo en un texto que acepte la mayoría de diputados, porque si no la reforma no llegará a ver la luz.
No obstante nos preocupa el hecho de que, sin haber estado en las negociaciones previas, también se ha sumado a la presentación de sus propias propuesta de enmiendas la asociaciónStop Accidentes, que es una de las asociaciones de víctimas de accidentes de circulación más representativas, mediadores habituales entre víctimas y aseguradoras, pero con un itinerario ajeno a la problemática ciclista. Aprovechando la circunstancia, Stop Accidentes ha entregado en el Registro del Congreso sus propuestas de enmienda, que no coinciden con las que #PorUnaLeyJusta pretendía sacar adelante.
Por su parte los diputados de Unidos Podemos han elaborado su propio borrador de enmiendas a la reforma del Código Penal y que, como se puede observar en el
documento adjunto, tampoco se ajusta a las demandas reales del colectivo ciclista.
La Mesa Española de la Bicicleta ha propuesto y ha hecho llegar a los portavoces de los distintos Grupos Parlamentarios, unas enmiendas aportando también una comparativa entre las nuestras, las de Stop Accidentes y las de Unidos Podemos. Es un trabajo que busca solucionar las lagunas de la Proposición de Ley, para que los distintos Grupos Parlamentarios las asuman y consideren a fin de que sean aprobadas para mejora del texto. Pedimos a los ponentes encarecidamente, que si de verdad tienen la voluntad de llegar a acuerdos, utilicen este material y abandonen sus diferencias políticas.
También nos ha causado hondo pesar que el Fiscal de Sala de Seguridad Vial, don Bartolomé Vargas, en su comparecencia ante la Comisión de Justicia del Congreso que tuvo lugar el día 21 de febrero a la que fue citado como experto, niegue la necesidad de que “el que abandone a una persona tras causar un accidente tenga una respuesta en el Código Penal al estar previsto por la Ley de Seguridad Vial”, según sus palabras, que se sancione esa persona por vía administrativa a una multa de 200 euros. Con esa afirmación el Fiscal de Seguridad Vial manifiesta que no es partidario de la reforma, a pesar de que la conducta de fugarse merece el máximo de los reproches sociales. Básicamente las enmiendas de la Mesa pretenden concretar en qué consisten las imprudencias graves y menos graves de conductores de vehículos a motor, cuando causan muertes o lesiones constitutivas de delito. También se postula sancionar como delito específico el abandono del lugar de los hechos por el causante de un accidente, dejando a la víctima herida o muerta, porque se trata de proteger la integridad moral de la víctima, su dignidad, que es despreciada por el fugado tratándola como un mero objeto. Igualmente se propone que todos estos delitos sean perseguibles de oficio y castigados con penas más severas que las actuales.
La Mesa Española de la Bicicleta reivindica estos cambios, porque la cotidianidad de los accidentes de tráfico ha banalizado el deber de atención exigible a todo aquel que se pone a los mandos de un vehículo a motor. Y ha trivializado también, en la práctica judicial, el concepto de imprudencia a los mandos de un vehículo a motor, excluyendo de la misma, negligencias que aunque leves, son causantes de homicidios o de graves lesiones. La despenalización de estas conductas ha contribuido a que el conductor sea más despistado y, por tanto, más imprudente, a la vez que ha desprotegido penal y procesalmente a las víctimas.

La Mesa Española de la Bicicleta, con estas enmiendas, quiere solidarizarse con el espíritu de #PorUnaLeyJusta y pide a los Diputados las asuman y acuerden su aprobación definitiva.

Enlace a los documentos:
1- Proposición de Ley en tramitación parlamentaria (PP)

2-Enmiendas propuestas por la Mesa Española de la Bicicleta

3-Borrador de enmiendas de En Comú Podemos

4-propuestas de enmiendas presentadas por Stop Accidentes

5-diferencias más relevantes entre todas las propuestas

Ayuda a mantener esta web y su actividad

Si, pero No. Manifestación Ciclista

Casi todos lo hemos reclamado en alguna ocasión. Casi siempre esperando que el de al lado fuese el que se moviese y así poder quejarnos si salía mal.

Algunos a lo máximo que llegaron fue a pulsar el emoticono de enfado de la red social correspondiente o a quejarse y desear que «alguien hiciese algo», otro.  Eso sí, luego cuando llega el día y  se te reclama para empujar y ayudar, ese día has de entrenar y no tienes tiempo.

Los hay que piensan que esto no va con ellos, que los accidentes ciclistas siempre les pasa a otros, que ellos están hechos de una pasta diferente, que a ellos no les puede pasar nada… hasta que les pasa.

Están  los  que recorren 100 km en bici cada día y luego utilizan su coche para recorrer los 4 km de casa al trabajo. Son los que «lo del ciclismo» es sólo durante los meses que corren los profesionales y el tour de Francia, los que  miran por encima del hombro al que utiliza la bici para desplazarse en la ciudad pensando que son de un nivel «deportivo» inferior. Sí, lo que estás pensando: en el ciclismo existen castas de usuarios y de implicación.

Por fin se organizan concentraciones o manifestaciones a nivel nacional. Hasta ahora, sólo se movilizaban los afectados, su club, su ciudad o su provincia. Unos pocos eran los que se movían para reclamar por el resto que estaban «ocupados» … «entrenando».
Ni siquiera eso conseguía unirnos. Hemos tenido que sufrir situaciones lamentables, con  repercusión mediática para hacer levantar conciencias dormidas.

Pero ¿realmente servirá para algo? ¿conseguiremos cambiar lo establecido?  ¿o  será la moda del momento y volveremos a nuestros importantísimos entrenamientos? El tiempo dirá. De momento los ejemplos pasados hablan por sí solos: Solo 200 mil firmas #porunaleyjusta.

Todo es sumar

Llevo 25 años en esto de la seguridad ciclista y la movilidad. Ha habido momentos peores (hablando de cifras) llegando a los más de 100 fallecidos en un año. Por aquel entonces, no hace mucho tiempo, también organizamos acciones que casi no llegaban a más allá de la puerta de casa. Ahora hemos tenido la posibilidad de unirnos a nivel nacional, de mostrar la unidad del mundo de la bicicleta. Insisto en esta denominación: el mundo de la bicicleta, no del ciclismo, sino  de la bicicleta, uniendo el deportivo con el profesional, al usuario de ocio con el del transporte. Todos unidos por una causa común, buscando el cambio de un paradigma asumido como normal y lógico para unos e inaceptable para el débil de la ecuación, que es pensar que «El coche es el dueño de la calzada y el resto son invitados sin derechos».

Este deseo de unidad surgió de los triatletas y ciclistas de Valencia. Sus respectivas federaciones regionales empezaron a movilizarse y a organizar acciones reivindicativas. Los componentes de la Mesa Española de la Bicicleta nos hicimos eco de esta demanda y  hablamos con las federaciones nacionales de triatlón y ciclismo, a las que siempre  hemos reclamado una mayor implicación y cuya respuesta solía ser que estos temas no eran su cometido por ser federaciones de deportistas. Ahora tenían una oportunidad de posicionarse claramente. Era la ocasión de demostrar lo fundamental, que una federación  es algo más que deportistas federados. Los deportistas son personas: ciclistas, niños, mujeres y hombres, ese es el elemento indispensable, sin ellos no hay deporte, no hay ciclismo. Hemos de defender a las personas y no escudarnos en razones administrativas .
Ha costado pero lo han visto y  esto ha traído consigo una manifestación nacional con una fecha y hora determinada. Eso sí, con tristes lagunas, algunas por deseo de protagonismo y otras por  falta de coordinación.

La idea  original  de estas manifestaciones era:

  • Celebrarlo en todas las capitales autonómicas o provinciales
    con un mismo cartel anunciador que irradiase positividad y no tristeza.
  • Aprovechar el apoyo que obtuvo Anna González  en su lucha para conseguir #porunaleyjusta ante la Delegación de Gobierno.
  • Planificar bien  la hora de la manifestación para conseguir la máxima asistencia, teniendo en cuenta la posibilidad de que haya pruebas ciclistas o salidas de grupos. Escogiendo la hora con el fin de estos eventos se conseguiría que todos  pudiesen asistir y así mostrar esa unidad.
  • Leer el mismo texto  en todas las concentraciones y entregar al Delegado del Gobierno de cada comunidad una carta para el Presidente del Gobierno.

La repercusión de haberlo hecho así habría sido altamente efectiva, demostrando unidad, organización y objetivos comunes. Pero no ha sido así. Algunos iniciaron los procesos de forma unilateral, sin comunicación. Cierto es que se están organizando cosas, pero no lo que se había planteado originalmente. No obtendremos lo que buscamos organizando una concentración en un lugar apartado, en un parque o en mitad de una carretera. Tampoco colapsar ciudades o carreteras, esa no es la manera. Queremos visibilidad, la misma que nos quitan los vehículos a motor y eso se consigue con unidad a todos los niveles,  sin afán de protagonismo y sin deseo de medallas particulares erigiéndose en salvador del mundo ciclista.
Aquí lo importante no es la concentración, lo importante es mostrar la fuerza de la unidad. Una fuerza esencial para exigir, no pedir,  el cambio de una ley injusta, el cambio de un código penal que atenta a la justicia e igualdad,  de un baremo de siniestralidad vergonzoso, de un reglamento de tráfico parcheado infinidad de veces.  Necesitamos el fin de una dictadura del automóvil inasumible por una sociedad igualitaria, con unos costes sociales cuantiosos. Queremos que la bicicleta tenga un régimen especial y beneficioso porque eso es lo que genera al resto de la sociedad, beneficios. El problema no es la bicicleta, el problema lo genera el vehículo a motor y esa impunidad constante, asumida y permitida.

¿Ir o no ir?

¿Qué haré  visto lo visto? Iré, iré a concentrarme junto con otros compañeros ciclistas con los que me une esta pasión, con los que me une el deseo de un cambio social, con los que me une una manera de moverme en esta sociedad que asume la muerte y la desgracia como pago, para disfrutar de una estúpida libertad que nos da el ansiado automóvil, canon de estatus social.

Este es el texto que se leerá en las concentraciones:

Anna González #porunaleyjusta

MANIFIESTO:
COMUNICADO DE LOS USUARIOS DE LA BICICLETA COMO MEDIO DE TRANSPORTE, OCIO O DEPORTE
RESPETO. NO + CICLISTAS MUERTOS

#porunaleyjusta


Desde todas las asociaciones que representan en mayor o menor medida al colectivo ciclista, tanto ciclistas federados, practicantes aficionados o usuarios habituales de las vías públicas, deseamos transmitir nuestra honda preocupación por la situación de extrema vulnerabilidad en la que actualmente se encuentra nuestro colectivo. En las últimas semanas se ha agravado la situación con numerosos accidentes y la trágica muerte de tres ciclistas en la población de Oliva, arroyados por una joven que había consumido drogas y alcohol. Los ciclistas estamos a merced de que los vehículos a motor circulen con respeto hacia nuestra integridad física, ya que cuando ocurre un accidente las víctimas se encuentran desamparadas doblemente. Están desamparadas por unas normas que no les defienden. Y son la víctima más sensible con unas consecuencias graves y en muchos casos irremediables para su vida.Tenemos que concienciar a la sociedad de que los ciclistas son un usuario más de las vías al que hay que respetar y cuidar. El uso de la bicicleta produce grandes beneficios para la persona que lo practica a nivel de salud, y su aportación a la contaminación es nula, produciendo ambos factores una reducción drástica en el gasto sanitario y en la salud de los demás. Y esto hay que destacarlo en las campañas que se deben hacer para promocionar EN POSITIVO la bicicleta como un vehículo que merece una atención preferente por la función social que cumple. Hay que concienciar sobre su vulnerabilidad y tratar de reducir las actuales cifras,pero sin asustar a los presentes y futuros usuarios, pues a pesar del notable aumento de usuarios, en la última década la gráfica estadística de los accidentados graves y fallecidos se mantiene en cifras similares (incluso descendente) cada año, lo que se traduce en que el riesgo de ir en bicicleta ha disminuido en el tiempo. Esto también demuestra que, cuantas más bicicletas en las calzadas, más seguras son para los ciclistas.
Por otro lado seguimos reclamando la reforma del Código Penal, ya que tras la despenalización de las faltas de imprudencia en julio de 2015, las víctimas han de someterse a un calvario para poder reclamar sus indemnizaciones y además, quien causa el accidente en la inmensa mayoría de los supuestos, queda impune. Esa situación se ve agravada incluso cuando el causante del accidente se da a la fuga tras el atropello, algo que desgraciadamente ocurre con bastante frecuencia y que en la inmensa mayoría de los supuestos sale gratis a quien abandona el lugar del hecho, o bien porque el accidentado puede ser socorrido por terceras personas, o porque la víctima muere en el acto.
Por lo que los aquí presentes pedimos a las distintas administraciones y a todos los usuarios de las vías, las siguientes medidas urgentes que el colectivo propone a la DGT en el plan de choque para evitar de modo inmediato más accidentes:
1) Apoyo sin fisuras a la reforma del Código Penal en favor de #porunaleyjusta para que vuelva al Código Penal la imprudencia en cualquiera de sus grados, con resultados de lesionados y fallecidos como supuesto penal, además de la creación de un delito específico, el cual es darse a la fuga tras provocar un accidente. Revisar el concepto de «imprudencia grave» cuando se provoque un accidente con alcohol y/o drogas para ser considerado delito por dolo eventual, mucho más penado.
2) Vigilancia habitual del Pegasus y creación de una unidad especial de agentes ciclistas camuflados para sancionar aquellas conductas de vehículos a motor que comprometan la seguridad de los grupos ciclistas en las horas y tramos más frecuentados por ellos.
3) Intensificar los controles de drogas y alcohol en zonas de coincidencia de zonas de fiesta con rutas habituales de ciclistas.
4) Implementación urgente de reducción de velocidad todos los fines de semana del año por la mañana de 7.00 hasta las 3 de la tarde en aquellos tramos frecuentados por ciclistas de vías de todas las titularidades.
5) Campañas en positivo sobre las grandes ventajas del uso de la bicicleta y consejos para su seguridad vial.
6) Incorporación de una asignatura obligatoria de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible en Educación Primaria.
7) Conteos de ciclistas en diferentes lugares estratégicos para conocer la evolución de los accidentes en todo el país.
8) Impulso gubernamental al Plan Estratégico Estatal de la Bicicleta, como solución global a una movilidad sostenible y segura.
9) Obligatoriedad de instalación en los nuevos vehículos de un sistema interno de control de alcoholemia que condicione su puesta en marcha a un resultado negativo, tal como recomienda el Consejo de la Unión Europea.
10) En vías de presencia frecuente de ciclistas, señalización horizontal cada kilómetro y en puntos estratégicos de una marcación de referencia de la distancia de 1,5 metros a contar desde la hipotética presencia de dos ciclistas en paralelo.
Y desde aquí queremos solidarizarnos con todos los ciclistas víctimas de accidentes de tráfico y guardar un minuto de silencio, recordando que Eduardo, Luis Alberto y José Antonio no regresaron nunca a casa al igual que otros muchos compañeros.
Fdo.: Real Federación Española de Ciclismo, Federación Española de Triatlón, IMBA, Coordinadora ConBici, Ciclojuristas, Federaciones Autonómicas de Ciclismo y Triatlón

¿Sólo 200 mil firmas?

Anna hoy ante los medios, delante del Congreso

Hoy Anna González (02/03/17)  ha entregado en el Congreso de los Diputados las 200 mil firmas recogidas mediante una campaña digital  que solicita el cambio de una ley que deja indefensas a las víctimas de   accidentes de tráfico. Una ley injusta  ante la cual todos estamos indefensos , lo sepamos o no, nos hayamos preocupado de conocerla o no, hayamos firmado  esta campaña o no.   Puede que tú seas de esos a los que no les pareció un tema importante, o de los que cree que a ti no te afecta. Puede incluso que seas de los que dedica muchas horas a entrenar en tu bici  en carretera sin pensar en qué puede pasarte si tienes un accidente. La realidad es que esta campaña debería haber tenido un apoyo masivo, máxime cuando afecta directamente a un colectivo formado por muchísimos más del número de firmas recogidas.

Enlace al artículo sobre la campaña

Algunos creerán que 200 mil firmas es un éxito, pero yo no puedo dejar de preguntarme cómo es que sólo han firmado 200 mil personas para cambiar algo tan claramente  injusto.  200 mil firmas que además, ha costado bastante tiempo conseguir.
Pienso en ello y me pongo a analizar:  Si cada día sale a la carretera un millón de ciclistas, si  en las ciudades y cada fin de semana se multiplica por casi cuatro el número de personas en bici, si  éstos, a su vez, tienen amigos, hermanos, novios, novias, familia en general… ¿Sigues creyendo que 200 mil es un éxito?. Yo no alcanzo a entender que sólo hayamos firmado 200 mil.

Tendrían que haber firmado mínimo 1 millón.
Pero no ha sido así.

¿Por qué no ha tenido una acogida masiva esta campaña?

Por desgracia hay más víctimas olvidadas por un código penal, creado contra ellas.

Anna González  ha representado, por un lado, la voz de los familiares, de los amigos que se quedan aquí cuando un atropello se lleva a un ciclista, a un peatón o a un ciudadano más y, por otro lado, representa la indefensión de las víctimas. Ella ha visibilizado la realidad después de la tragedia. Nos ha mostrado la cara de poker que se te queda cuando compruebas cómo el causante de tan desproporcionado daño queda en libertad. Cómo,  a lo sumo, será condenado  a dos años de cárcel, lo que supone que en la mayoría de los casos no cumplirá  su condena. Todo se saldará con una sanción administrativa que posiblemente abonará un seguro.
Eso que muchos desconocen es otro  punto más a debatir en este despropósito llamado  «violencia automovilística». Un baremo de seguros hecho para beneficio de las propias empresas del sector que  sigue ignorando las necesidades de las personas. Para esas empresas somos sólo números, pero encima pretenden que seamos el número más barato posible para sus bolsillos.

Llevo más de 20 años en temas de seguridad vial, he asistido a unos cuantos juicios, he organizado manifestaciones, he comprobado en primera persona lo que significa un atropello con  fuga  del conductor. He sufrido en primera persona el ver a  amigos irse para siempre por  causa de un automóvil conducido por alguien que ha considerado que su tiempo, su máquina, sus impuestos, sus intereses y su vida, eran más importantes que los de cualquier otro. Y para rematar,  he comprobado cómo una administración y una justicia, que en teoría tendrían que velar por el más indefenso, en la práctica, se han vendido a intereses mercantilistas para seguir beneficiando al poderoso. Todo eso además, jactándose por haber conseguido una reducción de casos en los juzgados.  Se jactan sin explicar a la opinión pública el porqué de esa disminución de pleitos. Lo que no cuentan es que  los afectados por un accidente, para conseguir justicia, han de litigar por su propia cuenta contra una todopoderosa aseguradora del coche causante del atropello, teniendo que afrontar de su bolsillo el pago de

  • Abogado
  • Procurador
  • Médicos y/o forenses
  • Peritos
  • su propio tiempo invertido en todos los trámites

Si esto fuera poco, deberías saber que además, en estos casos, se  supone la  presunción de veracidad al médico de la aseguradora.  Ojalá alguien me lo pueda explicar porque yo no alcanzo a entenderlo.

Momento de la llegada al Congreso. Anna González, Albert Rivera, Pedro Delgado, Luis de Santos, Eduardo Chozas, J. López Cerrón, Alfonso Treviño y Carlos Núñez (Mesa Española de la Bicicleta)

Si desconocías todo esto igual estás indignado sabiendo que estamos vendidos por ley. Pero a mí lo que me indigna es que ahora que nos tocaba a nosotros, a los perjudicados, porque recuerden que cualquiera puede ser el próximo, mostrar nuestra  fuerza y  unidad,  ahora que teníamos la oportunidad de hacer algo para cambiar las cosas, ahora que alguien había sacado ganas dentro de su desgracia personal de empezar a pedir cambios… ahora que teníamos que haber respondido todos a una, no lo hemos hecho. Y escuchas a algunos calificar de «globerada» esta iniciativa. Al parecer es más importante el entreno del día, saber si te saqué diez o cinco minutos en el entrenamiento o conocer si el «Indurain» de turno ha montado Shimano o Campagnolo en su cuadro de 5 mil euros.
No me hables de tus triunfos, no me interesa si te costó 2 o 4 mil euros, no me cuentes quién ganó el domingo, si has perdido 2 o 5 kilos o si suspendieron la carrera. Háblame de lucha, de trabajo, de acción, de coraje, de implicación, de protestar, de reclamar. Háblame de unidad y de colaborar para cambiar un comportamiento, para cambiar unas leyes injustas y entonces te escucharé. Porque sin todo ello no habrá carreras, no se venderán bicis de 5 mil euros y no habrá jóvenes ciclistas que luchan en los tours de cada día.
Si alguna vez te toca a ti la desgracia quizás  recuerdes que pudiste cambiar la injusticia pero … tenías que entrenar.

El «no» de Movistar en el último momento

La lucha de Anna es la vergüenza de muchos. La lucha de Anna es la dejadez de instituciones que deberían haber sido las primeras en alzar la voz y no escudarse en aspectos banales e infantiles. Los mismos que nos quejamos de ver cómo no hay nuevas generaciones de ciclistas, los mismos que nos quejamos de ver cómo cada vez hay más participantes en categorías de máster que en infantiles o sub23 y los mismos que no hacemos nada porque no nos corresponde.

Eso que tanto me ha dolido siempre, el egoísmo y la individualidad, ha quedado claramente demostrada en esta entrega de firmas. Una mujer, una sola mujer, nos ha dado una bofetada a todos, nos ha demostrado que ella sola ha hecho más que muchos de nosotros en años. Ella que  se ha encontrado con la indiferencia de algunos que debían haber sido los primeros en apoyarla, los que cuando ella tocó a su puerta, miraron por la mirilla y no le abrieron, esos mismos ahora aplauden ese trabajo y quieren subirse al carro. Anna les ha dado una lección de coraje y tesón que cualquier ciclista debía saber.

Gracias a esta iniciativa se ha puesto sobre la mesa la necesidad de un cambio. Pero no puede quedar solo en un simple cambio de dos artículos, hemos de aprovechar el impulso y la repercusión, hemos de ir más allá.
Hay que cambiar un código de circulación, unos patrones de movilidad ciudadana, una modificación de las indemnizaciones, un aumento de las sanciones, un cambio en la jerarquía de las ciudades, una discriminación positiva de la bicicleta, unas enseñanzas en las autoescuelas y una asignatura troncal en la enseñanza. Una apuesta clara y decidida en la que el coche (y su conductor), el culpable de la situación que vivimos y de las desgracias que genera, no pueda continuar dictando el devenir de los ciudadanos, de las personas y modificando vidas a su antojo, sabedor de que «no sucede nada».
No me vale enarbolar la bandera de la economía y de los puestos de trabajo. No hablo de eliminar el automóvil, hablo de saberlo utilizar y de que quien lo utilice sepa que tiene una posible arma en sus manos. El coche tiene su sitio y el conductor también, pero este no puede estar en el centro de la calzada, en el centro de las ciudades. En el centro están las personas, los ciudadanos.

PEEB Creado por la Mesa Española de la Bicicleta

Por eso desde la Mesa Española de la Bicicleta hemos creado, hace ya dos años, el Plan Estratégico Estatal de la Bicicleta.
A día de hoy seguimos trabajando en él, revisando e incluyendo aspectos más amplios, como el ciclismo de montaña y el desarrollo económico del mismo. Hemos puesto en sesenta páginas un plan de desarrollo lógico, coherente y decidido de cómo se ha de afrontar el colocar a la bicicleta en las carreteras de nuestras ciudades y cómo desarrollar las vías donde puedan llegar a entrenar un día nuestros ciclistas. Esos mismos que queremos que ganen medallas, vueltas y tours, para luego sacarnos la foto a su lado.
No puedo terminar sin dar las gracias a Anna y pedirle perdón por la vergüenza que he sentido al comprobar que en muchos momentos se ha visto sola. Sola a sabiendas de que estaba cambiando algo para el beneficio de todos, incluido el tuyo, que nunca te ha preocupado una manifestación ciclista y nunca has apoyado un movimiento por nuestra seguridad, simplemente porque tenías que entrenar para ganar la carrera de tu barrio.

Espero y deseo que no tenga que existir más «Annas».

Gracias Anna

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=QNOqzGnX68U[/embedyt]

: 02-mar-2017 18:26 UTC
Código de registro: 1703020895029