¿Sólo 200 mil firmas?

Anna hoy ante los medios, delante del Congreso

Hoy Anna González (02/03/17)  ha entregado en el Congreso de los Diputados las 200 mil firmas recogidas mediante una campaña digital  que solicita el cambio de una ley que deja indefensas a las víctimas de   accidentes de tráfico. Una ley injusta  ante la cual todos estamos indefensos , lo sepamos o no, nos hayamos preocupado de conocerla o no, hayamos firmado  esta campaña o no.   Puede que tú seas de esos a los que no les pareció un tema importante, o de los que cree que a ti no te afecta. Puede incluso que seas de los que dedica muchas horas a entrenar en tu bici  en carretera sin pensar en qué puede pasarte si tienes un accidente. La realidad es que esta campaña debería haber tenido un apoyo masivo, máxime cuando afecta directamente a un colectivo formado por muchísimos más del número de firmas recogidas.

Enlace al artículo sobre la campaña

Algunos creerán que 200 mil firmas es un éxito, pero yo no puedo dejar de preguntarme cómo es que sólo han firmado 200 mil personas para cambiar algo tan claramente  injusto.  200 mil firmas que además, ha costado bastante tiempo conseguir.
Pienso en ello y me pongo a analizar:  Si cada día sale a la carretera un millón de ciclistas, si  en las ciudades y cada fin de semana se multiplica por casi cuatro el número de personas en bici, si  éstos, a su vez, tienen amigos, hermanos, novios, novias, familia en general… ¿Sigues creyendo que 200 mil es un éxito?. Yo no alcanzo a entender que sólo hayamos firmado 200 mil.

Tendrían que haber firmado mínimo 1 millón.
Pero no ha sido así.

¿Por qué no ha tenido una acogida masiva esta campaña?

Por desgracia hay más víctimas olvidadas por un código penal, creado contra ellas.

Anna González  ha representado, por un lado, la voz de los familiares, de los amigos que se quedan aquí cuando un atropello se lleva a un ciclista, a un peatón o a un ciudadano más y, por otro lado, representa la indefensión de las víctimas. Ella ha visibilizado la realidad después de la tragedia. Nos ha mostrado la cara de poker que se te queda cuando compruebas cómo el causante de tan desproporcionado daño queda en libertad. Cómo,  a lo sumo, será condenado  a dos años de cárcel, lo que supone que en la mayoría de los casos no cumplirá  su condena. Todo se saldará con una sanción administrativa que posiblemente abonará un seguro.
Eso que muchos desconocen es otro  punto más a debatir en este despropósito llamado  «violencia automovilística». Un baremo de seguros hecho para beneficio de las propias empresas del sector que  sigue ignorando las necesidades de las personas. Para esas empresas somos sólo números, pero encima pretenden que seamos el número más barato posible para sus bolsillos.

Llevo más de 20 años en temas de seguridad vial, he asistido a unos cuantos juicios, he organizado manifestaciones, he comprobado en primera persona lo que significa un atropello con  fuga  del conductor. He sufrido en primera persona el ver a  amigos irse para siempre por  causa de un automóvil conducido por alguien que ha considerado que su tiempo, su máquina, sus impuestos, sus intereses y su vida, eran más importantes que los de cualquier otro. Y para rematar,  he comprobado cómo una administración y una justicia, que en teoría tendrían que velar por el más indefenso, en la práctica, se han vendido a intereses mercantilistas para seguir beneficiando al poderoso. Todo eso además, jactándose por haber conseguido una reducción de casos en los juzgados.  Se jactan sin explicar a la opinión pública el porqué de esa disminución de pleitos. Lo que no cuentan es que  los afectados por un accidente, para conseguir justicia, han de litigar por su propia cuenta contra una todopoderosa aseguradora del coche causante del atropello, teniendo que afrontar de su bolsillo el pago de

  • Abogado
  • Procurador
  • Médicos y/o forenses
  • Peritos
  • su propio tiempo invertido en todos los trámites

Si esto fuera poco, deberías saber que además, en estos casos, se  supone la  presunción de veracidad al médico de la aseguradora.  Ojalá alguien me lo pueda explicar porque yo no alcanzo a entenderlo.

Momento de la llegada al Congreso. Anna González, Albert Rivera, Pedro Delgado, Luis de Santos, Eduardo Chozas, J. López Cerrón, Alfonso Treviño y Carlos Núñez (Mesa Española de la Bicicleta)

Si desconocías todo esto igual estás indignado sabiendo que estamos vendidos por ley. Pero a mí lo que me indigna es que ahora que nos tocaba a nosotros, a los perjudicados, porque recuerden que cualquiera puede ser el próximo, mostrar nuestra  fuerza y  unidad,  ahora que teníamos la oportunidad de hacer algo para cambiar las cosas, ahora que alguien había sacado ganas dentro de su desgracia personal de empezar a pedir cambios… ahora que teníamos que haber respondido todos a una, no lo hemos hecho. Y escuchas a algunos calificar de «globerada» esta iniciativa. Al parecer es más importante el entreno del día, saber si te saqué diez o cinco minutos en el entrenamiento o conocer si el «Indurain» de turno ha montado Shimano o Campagnolo en su cuadro de 5 mil euros.
No me hables de tus triunfos, no me interesa si te costó 2 o 4 mil euros, no me cuentes quién ganó el domingo, si has perdido 2 o 5 kilos o si suspendieron la carrera. Háblame de lucha, de trabajo, de acción, de coraje, de implicación, de protestar, de reclamar. Háblame de unidad y de colaborar para cambiar un comportamiento, para cambiar unas leyes injustas y entonces te escucharé. Porque sin todo ello no habrá carreras, no se venderán bicis de 5 mil euros y no habrá jóvenes ciclistas que luchan en los tours de cada día.
Si alguna vez te toca a ti la desgracia quizás  recuerdes que pudiste cambiar la injusticia pero … tenías que entrenar.

El «no» de Movistar en el último momento

La lucha de Anna es la vergüenza de muchos. La lucha de Anna es la dejadez de instituciones que deberían haber sido las primeras en alzar la voz y no escudarse en aspectos banales e infantiles. Los mismos que nos quejamos de ver cómo no hay nuevas generaciones de ciclistas, los mismos que nos quejamos de ver cómo cada vez hay más participantes en categorías de máster que en infantiles o sub23 y los mismos que no hacemos nada porque no nos corresponde.

Eso que tanto me ha dolido siempre, el egoísmo y la individualidad, ha quedado claramente demostrada en esta entrega de firmas. Una mujer, una sola mujer, nos ha dado una bofetada a todos, nos ha demostrado que ella sola ha hecho más que muchos de nosotros en años. Ella que  se ha encontrado con la indiferencia de algunos que debían haber sido los primeros en apoyarla, los que cuando ella tocó a su puerta, miraron por la mirilla y no le abrieron, esos mismos ahora aplauden ese trabajo y quieren subirse al carro. Anna les ha dado una lección de coraje y tesón que cualquier ciclista debía saber.

Gracias a esta iniciativa se ha puesto sobre la mesa la necesidad de un cambio. Pero no puede quedar solo en un simple cambio de dos artículos, hemos de aprovechar el impulso y la repercusión, hemos de ir más allá.
Hay que cambiar un código de circulación, unos patrones de movilidad ciudadana, una modificación de las indemnizaciones, un aumento de las sanciones, un cambio en la jerarquía de las ciudades, una discriminación positiva de la bicicleta, unas enseñanzas en las autoescuelas y una asignatura troncal en la enseñanza. Una apuesta clara y decidida en la que el coche (y su conductor), el culpable de la situación que vivimos y de las desgracias que genera, no pueda continuar dictando el devenir de los ciudadanos, de las personas y modificando vidas a su antojo, sabedor de que «no sucede nada».
No me vale enarbolar la bandera de la economía y de los puestos de trabajo. No hablo de eliminar el automóvil, hablo de saberlo utilizar y de que quien lo utilice sepa que tiene una posible arma en sus manos. El coche tiene su sitio y el conductor también, pero este no puede estar en el centro de la calzada, en el centro de las ciudades. En el centro están las personas, los ciudadanos.

PEEB Creado por la Mesa Española de la Bicicleta

Por eso desde la Mesa Española de la Bicicleta hemos creado, hace ya dos años, el Plan Estratégico Estatal de la Bicicleta.
A día de hoy seguimos trabajando en él, revisando e incluyendo aspectos más amplios, como el ciclismo de montaña y el desarrollo económico del mismo. Hemos puesto en sesenta páginas un plan de desarrollo lógico, coherente y decidido de cómo se ha de afrontar el colocar a la bicicleta en las carreteras de nuestras ciudades y cómo desarrollar las vías donde puedan llegar a entrenar un día nuestros ciclistas. Esos mismos que queremos que ganen medallas, vueltas y tours, para luego sacarnos la foto a su lado.
No puedo terminar sin dar las gracias a Anna y pedirle perdón por la vergüenza que he sentido al comprobar que en muchos momentos se ha visto sola. Sola a sabiendas de que estaba cambiando algo para el beneficio de todos, incluido el tuyo, que nunca te ha preocupado una manifestación ciclista y nunca has apoyado un movimiento por nuestra seguridad, simplemente porque tenías que entrenar para ganar la carrera de tu barrio.

Espero y deseo que no tenga que existir más «Annas».

Gracias Anna

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=QNOqzGnX68U[/embedyt]

: 02-mar-2017 18:26 UTC
Código de registro: 1703020895029

La ciudad futura

bicia1

Cambio de mentalidad

Hay dos formas de hacer políticas de movilidad, con cabeza, pensando en todos y con visión amplia, o la desgraciadamente habitual que es pensando en soluciones a corto plazo sólo para unos pocos.
Cuando esto segundo ocurre, más temprano que tarde toca replantearse lo hecho y toca reconstruir la ciudad. Porque lo que hace unos años era lo moderno, natural y lógico, ahora se desvela como obsoleto, antinatural e ilógico. Y lo más importante, porque aquellas acciones fueron pensadas sin tener en cuenta a la mayoría, sobre todo, a esa mayoría que no hace ruido. Se inicia así un proceso delicado, que hay que saber plantear, estudiar, analizar y llevar a la práctica de forma integral, si no queremos volver a cometer los mismos errores que todos pagamos.

La administración municipal, que es la responsable de los planes de movilidad, ante el problema  de los atascos en horas punta o en determinados cruces o calles  y ante la molestia que esto genera en los conductores y las críticas recibidas casi siempre decide actuar de forma inmediata para encontrar una solución al «problema». Y  ¿qué se hace?.

Hasta ahora las soluciones a la movilidad eran siempre las mismas:  ampliación de carril, modificación de itinerario o construir tal o cual infraestructura. Resultado: más tráfico, más atascos y volvemos, si no somos capaces de ver otra solución, al círculo vicioso. Construimos otro carril más o un paso a nivel o lo que consideramos adecuado para que los automóviles no vean reducida su movilidad. Una vez más sólo existe el coche.

¿Qué han generado estas actuaciones?

bicia8

Zonas peatonales. Mejora económica

Asómate a la calle, camina por la acera y lo comprobarás… más coches. Más gasto económico en diversos parámetros sociales directamente relacionados con el aumento de coches circulando: sanitarios, infraestructuras, seguridad, siniestralidad, etc. Coste que pagamos todos, conductor o no, peatón o ciclista, menor de edad o adulto. Todos lo pagamos aunque sólo la mitad haga uso de esas infraestructuras.  ¿Es justo?

Estamos viendo que empieza a producirse ahora  un cambio de pensamiento sobre la movilidad. Cada vez es más evidente que no se puede seguir con esa antigua política de «todo para el coche». Las ciudades están entrando en un proceso de cambio de mentalidad. El automóvil empieza a perder su poder de  dictadura permitida  que asumíamos como «impuesto revolucionario» natural para conducir y movernos, como si no hubiese otra manera.
Los gestores municipales se plantean la ciudad de otra manera, también porque la sociedad lo demanda, y se dan cuenta de que existen herramientas que se deben utilizar  de la forma correcta para que esos cambios que deseamos se hagan realidad. El correcto engranaje y el uso adecuado de esas herramientas son indispensables para que el cambio de mentalidad necesaria sea un éxito.

bicia5

El carril bici en la calzada

Una de las principales herramientas para el cambio de mentalidad en movilidad es la bicicleta. A pesar de ello muchos pensamos que aún no se le da el lugar que merece, que es mucho más que cumplir un trámite o cubrir una estadística. Esta falta de trato profesional y serio con respecto a la bicicleta como agente de cambio en la política de movilidad de las ciudades genera el efecto contrario al deseado.
Como ejemplo podemos citar muchos de los carriles bici de nuestras ciudades que, lejos de cumplir lo que se esperaba, se convierten en un gasto económico inútil por:

  • Mal planteamiento del trazado: carriles por los que se hace imposible la circulación
  • Barreras arquitectónicas : carriles atravesados por paradas de autobús, papeleras, árboles y todo tipo de elementos que hacen imposible transitar por ellos.
  • Infrautilización: carriles en lugares donde no se necesitan o que no llevan a ningún lado

Si el gasto fuera poco impacto negativo, el hecho de que estas infraestructuras tengan un coste alto y un bajo uso genera, a su vez en la población un Rechazo social hacia la bici y el ciclista que repercute negativamente en todos. Esta, es quizás, la parte más compleja de recuperar y debería ser una de las metas a conseguir: recuperar la visión positiva de la bicicleta para la mejora del transporte.

Uso inteligente de las herramientas de movilidad

Existen diferentes opciones para la movilidad de las ciudades  y debemos saber utilizarlas:

  • carril bici segregado
  • reducir velocidad
  • calles 30
  • carriles bici/bus
  • introducir la bici en el tráfico junto al automóvil
  • etc.

¿Cuál de ellas es mejor?  En mi opinión personal lo más positivo sería poder combinar todas ellas dependiendo de las circunstancias.  Pero siempre partiendo de la base  de que la bicicleta es un elemento clave para mejorar las ciudades y, por tanto,  hemos de darle un lugar preeminente y no relegarlo a compartir espacio con aquéllos que ya disponen de un espacio reducido en nuestras calles.

La bici en la calzada

El lugar natural de la bicicleta es la calzada, junto al automóvil y resto de usuarios. Habrá que tener en cuenta, no obstante, que en ciertos lugares,  siempre que se pueda por espacio, lo más positivo será la creación de un carril bici  segregado por  seguridad. Seguridad que puede ser un atractivo para potenciales usuarios que, no siendo muy diestros aún en la circulación en bicicleta entre el tráfico, prefieran ir en un carril propio y con el paso del tiempo se lanzarán al circular por la calzada con el resto de usuarios.
Todo lo que sirva para aumentar el número de usuarios de la bicicleta en las ciudades contribuirá a aumentar la seguridad de los mismos. Porque como digo siempre, lo que da la seguridad al ciclista no es el casco y el chaleco, sino la cantidad de usuarios en bici y, por tanto, la reducción de la velocidad de los automóviles.

bicia7

Intermodalidad bici/bus

Si se ha de acometer la implantación del carril bici no se debe optar por reducir espacio al ciudadano/peatón, craso y típico error, para que el automóvil no se vea afectado. Hemos de equilibrar la balanza y eso se hace dándole protagonismo al resto de agentes que intervienen. Se ha de reducir el espacio al coche, culpable del desequilibrio. Ese espacio será utilizado para el ciclista, el cual NUNCA podrá ocupar el espacio del peatón/ciudadano. El ciclista nunca debería, como norma general, usurpar la acera, salvo en casos muy puntuales y siempre que el ancho de la acera lo permita de forma segura para el peatón.

La clave está en reducir el espacio  que ocupa el coche, reducir su velocidad y mejorar los medios de transporte alternativos, haciendo hincapié en el autobús, que transporta a 50 personas y optimiza el espacio y consumo por persona transportada.

¿Cómo reducimos la velocidad al automóvil o restringimos su espacio?bicia2

  • Lo primero es no continuar con una política pro-coche.
  • Realizar un estudio de la movilidad y saber los hábitos de transporte: distancia, tiempo, actividades, modo de transporte, polos de atracción, etc.
  • Analizar la ciudad en conjunto y saber de las herramientas que se tienen: transporte público, taxis, autobús, tranvía, metro, bici, peatón.
  • Tener en cuenta que todo cambio generará un choque, entre los del SÍ y los del NO, que encontraremos impedimentos en ciertos estratos sociales y que hemos de saber gestionarlos correctamente, demostrando la potencialidad de esos cambios, demostrando con resultados los cambios que se llevarán a cabo.
  • Cuando iniciemos el «cambio», hacerlo en conjunto y plantearse el tiempo de actuación  en X años. Hacerlo por plazos no suele ser la mejor opción  pues el ciudadano lo respira como algo que «veremos como sale» y no como una decisión clara e irrevocable, bien estructurada y estudiada.
  • El cambio ha de ser explicado al ciudadano en lo que repercutirá a la ciudad y en cómo la hará más humana y accesible.
bicia9

Elevación del paso de peatones

Esas herramientas para la pacificación del tráfico son claras y evidentes. No inventamos nada especial:

  • Ampliación de aceras: Cuanto mas ancha es la vía el conductor tiene la impresión de posibilidad de mayor velocidad, por eso estrechar la calzada redunda en una menor velocidad.
  • Rotondas bien estudiadas: En muchos lugares observo cómo la colocación de una rotonda ha generado un peligro. La misión de una rotonda es canalizar, ordenar y pacificar el tráfico, por tanto, el diámetro de la rotonda y el modelo de la misma es primordial. La rotonda siempre ha de ser mayor que el ancho de la calzada, si no es así, el coche continua a su velocidad y no observa la rotonda como obstáculo.
  • Los zig-zag: Si el coche no ve longitud en la calzada reduce  su velocidad.
  • Elevación de pasos de peatones
  • Reducir accesos al automóvil, sobre todo en cascos históricos.
  • Creación de zonas peatonales.
  • Aparcamientos disuasorios a la entrada de la ciudad que permitan el acceso mediante autobús o sistema de préstamo/alquiler de bicicletas.
  • La intermodalidad (bici-transporte público)
  • Los aparcamientos para bicicletas se han de desarrollar por toda la ciudad.
  • Sistema de alquiler/préstamo de bicicletas. Bien desarrollado y que existan estaciones de recogida/entrega de  bicicletas a una distancia no mayor a 500 metros.

    bicia6

    Todos son ciudadanos.

  • Potenciar los caminos escolares, dotándolos de seguridad e involucrar a colegios, padres y administración.
  • Educar a las nuevas generaciones de forma solidaria en lo que al transporte se refiere.
  • Penalizar el transporte insolidario.
  • Escuelas de ciclismo para mayores.
  • Cierre de calles o barrios para actividades alternativas en fines de semana.
  • Recorridos turísticos en bicicleta para mostrar la ciudad de forma diferente.
  • Dar empuje y protagonismo a cualquier idea que tenga como razón la movilidad alternativa y lógica.
  • Y posiblemente una actitud menos permisiva hacia el automóvil por parte de las autoridades.
bicia4

Sistema de alquiler/préstamo

Como se ve hay infinidad de posibilidades pero de entre todas hay una esencial: la voluntad de cambiar el actual modo de vida en las ciudades. Pensar que la ciudad es para los ciudadanos, no para los coches y que hemos de pensar en todos sus ocupantes: niños, adultos, personas de movilidad reducida, ancianos, cada uno con sus particularidades y necesidades y que no podemos supeditarlo todo a un solo medio de transporte, que además es el más perjudicial.

Cambiar el actual status quo y apostar por una forma diferente, realizar un buen planteamiento y desarrollo, para luego, ponernos a implantarlo, cuanto antes mejor. Así  veremos los resultados  pronto y conseguiremos no  dilatarnos en el tiempo y generar cansancio social. Y saber que todo cambio generará una reacción y que para correr, siempre se inicia con un primer paso.

CiudaDeFuturo -CC by 4.0 –
César Acosta Lantigua

He vuelto a casa, gracias

yosoyciclistaHoy he llegado nuevamente a casa. Comentario simple, sencillo y elemental para cualquier persona que trabajase, se divirtiese, saliese de compras, de paseo y de un sin fin de acciones más, como podría ser también hacer deporte y, por tanto, practicar ciclismo. Debería ser algo normal, volver a casa.

Hoy un compañero no llegará a casa ¿por qué?

Porque alguien decidió que tenía prisa y que un grupo de ciclistas le molestaban para llegar a su casa, a su destino. Y sin importarle el destino final de ese grupo, decidió que algunos de ellos no llegarían al final de su pasión. Tomó una decisión egoísta: adelantar y pasar por encima de la libertad de disfrutar de su tiempo, de su actividad, de su deporte, a un grupo de personas.

Y ahora, ¿qué?

Mañana yo volveré a salir en bici, mañana lo haré con mi grupo, con mi peña, con mi club, con mis amigos. Y quiero volver a casa, quiero volver a disfrutar de mi vida, de mi tiempo, de mis hijos, de mi familia, de mi pareja, de mi mundo. No quiero que nadie coarte mi libertad, no quiero que nadie, por el simple hecho del miedo, no quiera que yo pueda disfrutar de mi vida.

No quiero ver colgada la bicicleta en mi trastero, no quiero mirar el mallot que tantas veces sudé, colgado en el armario, no quiero que caigan de mis ojos lágrimas cuando vea a un ciclista hacer uso de su libertad. No quiero no poder ver un reportaje de ciclismo porque no soporte la tristeza de recordar  a los que ya no están o el miedo que unos me han creado debido a su egoísmo. No quiero que ese beso que me dio mi pareja sea el último beso, mi último beso.

Mañana saldré en bicicleta y nadie, nadie, repito, nadie, me quitará la libertad de hacerlo, simplemente, porque:

ciclista1

YO SOY CICLISTA.

En memoria de los que haciendo uso de su libertad, ya no están, DEP

La circulación en paralelo

Esta es otra de las cuestiones que siguen campando en los mentideros ciclistas o automovilistas, pues se sigue teniendo dudas sobre, si es posible la circulación en paralelo, si se ha de hacer en fila india, si se puede ir en grupo, etc.

Vamos a intentar aclararlo de una manera comprensible y a su vez indicando lo que dice el RGC (Reglamento General de Circulación) sobre este aspecto.

paralelo2

Paralelo pero ocupando calzada, ¿correcto?

Reglamento: Se permite a los conductores de bicicleta circular sin mantener la separación entre ellos, extremando en esta situación la atención a fin de evitar alcances entre ellos. (Artículo 54.1)
Se autoriza también su circulación en paralelo, en columna de a dos, siempre lo más a la derecha posible de la vía y colocándose de uno en uno en tramos de poca visibilidad. (Artículo 36.2).
En autovías solo podrán circular por el arcén, y siempre que sean mayores de 14 años y no esté prohibido por la señal correspondiente. Además, no se consideran adelantamientos los producidos entre ciclistas del mismo grupo. El grupo de ciclistas se considerará como un solo vehículo.

Y se ha de circular por el arcén siempre y cuando, éste sea practicable. Y aquí viene el quiz de la cuestión,

¿Qué es arcén practicable?

No tiene la misma visión de un arcén practicable, quien circula en camión, en un todo-terreno, automóvil, motocicleta o bicicleta. Lo que es practicable para uno, no lo es para el otro. Y para una bicicleta de carretera de apenas 2 cm. de contacto con la calzada, la idea de «practicable» es mucho más limitada.

Los arcenes suelen tener un pobre mantenimiento, en algunos casos, nulo. Arcenes con cristales, basura, asfaltado deficiente, baches es algo común en nuestras carreteras. Por tanto se hace imposible la circulación por ellos, por lo que si se nos denuncia por los miembros de la agrupación de tráfico, habrá que hacer notar esta circunstancia.

Dudas

Circulamos por una vía con arcén, pero éste no es lo suficientemente ancho para que quepan los dos ciclistas. Por tanto, el que circula más al interior, cercano de la calzada, ha de ocupar parte de la vía por la que circula el coche, ¿es sancionable?

Aquí la respuesta es lógica, no podemos circular por el arcén, pues es de un reducido tamaño, pero la ley nos permite circular en paralelo. Mientras no creamos retenciones podemos seguir circulando en paralelo, si las producimos, hemos de colocarnos en fila india.

Circulación paralela, correcta

Circulación paralela, correcta

Esto que acabo de indicar, es susceptible de un análisis más profundo.

Si somos 20 ciclistas y cada uno ocupa dos metros de longitud más 10 centímetros de separación con el que te precede, son 30 metros de longitud. Pero si hemos de colocarnos en fila india, la distancia que ocuparemos será del doble, haciendo que el adelantamiento sea más duradero y por tanto, algo más delicado. Pregunto, ¿no es más fácil seguir en paralelo?
Veamos: el adelantamiento es más rápido y seguro, pues la separación de la bicicleta poco va a variar. El adelantamiento que realiza el automóvil al grupo de ciclistas ha de ocupar prácticamente el lado contrario de la calzada, la medida estandar es de 3,5 metros de ancho (exceptuamos vías de <40 km/h y un indice de uso inferior a 2 000 automóviles día, cuya medida está en 3 metros), la distancia sobre el ciclista o grupo sigue siendo de 1,5 metros, el tiempo que permanece el automóvil realizando la maniobra de adelantamiento es inferior a realizar ese mismo adelantamiento a todo el grupo, pero en fila india.

Resumiendo

Podrás circular siempre en paralelo (de a dos), a no ser que generes retenciones o en situaciones de poca visibilidad.
Aunque no haya arcén, podrás circular en paralelo, si lo hay, has de circular por él, aunque no sea suficiente para circular ambos ciclistas, pudiendo ocupar uno la parte de la calzada indispensable. por autovías podrás circular exclusivamente por el arcén, si eres mayor de 14 años y no haya señal de prohibición.

Esto no se puede hacer

Esto no se puede hacer

Lo importante: Aunque podamos circular en paralelo, seamos conscientes de que debemos ayudar al conductor del automóvil a adelantarnos, generamos un buen ambiente y posiblemente hayamos creado un nuevo conductor agradecido y que recordará este acto la próxima vez que encuentre a ciclistas.

Conductor, ¿cuánto tarda en adelantar a un grupo ciclista?, respétalo, todos somos usuarios de la vía.

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=78rWSWV6sZ4[/embedyt]

 Ayúdanos a mantener este servicio

La ley al revés

oscar

Oscar Bautista

Sitúense: Oscar, ciclista aficionado, iba a trabajar en bici (07:30 mañana) con luces  y ropa reflectante. Oscar circulaba por una autovía, la A42, km.28,6  luz delantera y trasera (dos), según testigo, que lo adelantó, se veía perfectamente a más de 150 metros. Un camión, que circula a velocidad reducida, ocupa el arcén, por donde circula el ciclista, atropella a Oscar y lo mata. Lo abandona y a su conductor lo detienen en su domicilio posteriormente, gracias al parachoques que quedó en el lugar del accidente. La Guardia Civil, le imputa los delitos de homicidio en grado de tentativa (penado con prisión de uno a cuatro años) y delito de omisión del deber de socorro.

El juez lo deja libre sin cargos y sin prisión.

¿Por qué?

Tan solo puede haber una vista de cuantía económica para determinar la responsabilidad civil a que tiene derecho la familia. En ningún caso habrá pronunciamiento sobre la responsabilidad penal.

Con la modificación del código penal del pasado año (julio 2015), las faltas se han despenalizado y ya no van, judicialmente, por vía penal, se trata de la misma manera que un insulto. Si deseas juicio, eres tú, con tus recursos económicos, contratando abogado, perito y procurador y lo que haga falta, para litigar, normalmente contra una aseguradora., por vía penal.

Pudimos ser cualquiera de nosotros.

Artículo de El País

Captación de firmas 

Escucha la entrevista en la Cadena Ser

Tú eres un ejemplo

biciurbano1

Cuando montas en bici en tu ciudad, suele ocurrir que te miran porque, en algunos casos, eres un rara avis. Esta es  una buena oportunidad para generar sinergias positivas en tu entorno. Como el buen anuncio de publicidad que es recordado con el paso del tiempo, que te vean montando en bici contribuye a promover la bicicleta en tu ciudad.

Por tanto, has de tener o poner en práctica ciertas actitudes que harán que la bicicleta sea vista de manera positiva.

Sé respetuoso

Tú no estás solo en la calzada,  piensa que hay otros usuarios y que también tienen el mismo derecho que tú a utilizar la carretera, sé consciente de ello. Sobre todo, ten siempre en cuenta al más débil, el ciudadano. Si sufres una mala maniobra, aunque cueste, no actúes de igual manera y en todo caso, llama la atención de forma respetuosa. Tú podrías ser el siguiente que obre de forma inadecuada.

biciurbano3La norma es para todos

Los semáforos, las aceras, los pasos de peatones, los stop y cedas el paso, son señales que están en la vía para ser respetadas, nos guste o no. Por tanto no puedes hacer oídos sordos y pensar que como vas en bici, no has de respetar las señales que ordenan el tráfico. Si todos hiciésemos lo mismo, el tráfico resultaría un caos. Párate en los semáforos y en los pasos de peatones, no des un ejemplo negativo, que pueda ser aprovechado para calificarnos a todos los que utilizamos la bicicleta.

La alegría se transmite

Sé amable, facilita el que te adelanten siempre que sea posible y no te suponga un riesgo. El automovilista se acordará la próxima vez que vea un ciclista. Sonríe al conductor que se detenga a tu lado o al peatón que cruce.

biciurbano4El ciudadano, la estrella

En la ciudad hay distintos modos de movilidad: autobuses, taxis, bicicletas, camiones de mercancías, autos privados.
Todos ellos son  personajes de esta obra denominada «Movilidad ciudadana» y todos tienen sus obligaciones y sus momentos de protagonismo. Pero, sin lugar a dudas, hay uno que es el principal protagonista: el ciudadano, o peatón cuando se desplaza en la vía. Ese es al que hemos de cuidar entre todos. Los automóviles, las bicis o el resto de miembros de esta obra, no podemos imponer nuestra teórica fuerza, ya que, a la postre, todos somos peatones o ciudadanos.
Así que, sé siempre respetuoso, ponte en su lugar, piensa que algunos son mayores y otros son niños,  y no tienen las mismas formas de reaccionar. Anticípate a sus reacciones,  ten en cuenta  que  pueden ser imprevisibles.

Biciurbano2Diviértete

La bici genera endorfinas, te da vida, alegría, te ayuda en tu día a día y encima, te hace ganar tiempo en tus desplazamientos urbanos. Muestra esa alegría, posiblemente algunos de los personajes de esta obra ciudadana vea en ti algo diferente y atractivo y puedes ser el «culpable» de que la bicicleta vaya adquiriendo un mayor protagonismo y vayamos creando una ciudad más amable y diferente. Puede que tus compañeros de trabajo descubran que el coche no es necesario, que la libertad de ver 360º cuando vas en bici, te da humor y ganas de vivir y trabajar junto a ellos.

Tú eres nuestra mejor publicidad, usa la bicicleta.