Si, pero No. Manifestación Ciclista

Casi todos lo hemos reclamado en alguna ocasión. Casi siempre esperando que el de al lado fuese el que se moviese y así poder quejarnos si salía mal.

Algunos a lo máximo que llegaron fue a pulsar el emoticono de enfado de la red social correspondiente o a quejarse y desear que “alguien hiciese algo”, otro.  Eso sí, luego cuando llega el día y  se te reclama para empujar y ayudar, ese día has de entrenar y no tienes tiempo.

Los hay que piensan que esto no va con ellos, que los accidentes ciclistas siempre les pasa a otros, que ellos están hechos de una pasta diferente, que a ellos no les puede pasar nada… hasta que les pasa.

Están  los  que recorren 100 km en bici cada día y luego utilizan su coche para recorrer los 4 km de casa al trabajo. Son los que “lo del ciclismo” es sólo durante los meses que corren los profesionales y el tour de Francia, los que  miran por encima del hombro al que utiliza la bici para desplazarse en la ciudad pensando que son de un nivel “deportivo” inferior. Sí, lo que estás pensando: en el ciclismo existen castas de usuarios y de implicación.

Por fin se organizan concentraciones o manifestaciones a nivel nacional. Hasta ahora, sólo se movilizaban los afectados, su club, su ciudad o su provincia. Unos pocos eran los que se movían para reclamar por el resto que estaban “ocupados” … “entrenando”.
Ni siquiera eso conseguía unirnos. Hemos tenido que sufrir situaciones lamentables, con  repercusión mediática para hacer levantar conciencias dormidas.

Pero ¿realmente servirá para algo? ¿conseguiremos cambiar lo establecido?  ¿o  será la moda del momento y volveremos a nuestros importantísimos entrenamientos? El tiempo dirá. De momento los ejemplos pasados hablan por sí solos: Solo 200 mil firmas #porunaleyjusta.

Todo es sumar

Llevo 25 años en esto de la seguridad ciclista y la movilidad. Ha habido momentos peores (hablando de cifras) llegando a los más de 100 fallecidos en un año. Por aquel entonces, no hace mucho tiempo, también organizamos acciones que casi no llegaban a más allá de la puerta de casa. Ahora hemos tenido la posibilidad de unirnos a nivel nacional, de mostrar la unidad del mundo de la bicicleta. Insisto en esta denominación: el mundo de la bicicleta, no del ciclismo, sino  de la bicicleta, uniendo el deportivo con el profesional, al usuario de ocio con el del transporte. Todos unidos por una causa común, buscando el cambio de un paradigma asumido como normal y lógico para unos e inaceptable para el débil de la ecuación, que es pensar que “El coche es el dueño de la calzada y el resto son invitados sin derechos”.

Este deseo de unidad surgió de los triatletas y ciclistas de Valencia. Sus respectivas federaciones regionales empezaron a movilizarse y a organizar acciones reivindicativas. Los componentes de la Mesa Española de la Bicicleta nos hicimos eco de esta demanda y  hablamos con las federaciones nacionales de triatlón y ciclismo, a las que siempre  hemos reclamado una mayor implicación y cuya respuesta solía ser que estos temas no eran su cometido por ser federaciones de deportistas. Ahora tenían una oportunidad de posicionarse claramente. Era la ocasión de demostrar lo fundamental, que una federación  es algo más que deportistas federados. Los deportistas son personas: ciclistas, niños, mujeres y hombres, ese es el elemento indispensable, sin ellos no hay deporte, no hay ciclismo. Hemos de defender a las personas y no escudarnos en razones administrativas .
Ha costado pero lo han visto y  esto ha traído consigo una manifestación nacional con una fecha y hora determinada. Eso sí, con tristes lagunas, algunas por deseo de protagonismo y otras por  falta de coordinación.

La idea  original  de estas manifestaciones era:

  • Celebrarlo en todas las capitales autonómicas o provinciales
    con un mismo cartel anunciador que irradiase positividad y no tristeza.
  • Aprovechar el apoyo que obtuvo Anna González  en su lucha para conseguir #porunaleyjusta ante la Delegación de Gobierno.
  • Planificar bien  la hora de la manifestación para conseguir la máxima asistencia, teniendo en cuenta la posibilidad de que haya pruebas ciclistas o salidas de grupos. Escogiendo la hora con el fin de estos eventos se conseguiría que todos  pudiesen asistir y así mostrar esa unidad.
  • Leer el mismo texto  en todas las concentraciones y entregar al Delegado del Gobierno de cada comunidad una carta para el Presidente del Gobierno.

La repercusión de haberlo hecho así habría sido altamente efectiva, demostrando unidad, organización y objetivos comunes. Pero no ha sido así. Algunos iniciaron los procesos de forma unilateral, sin comunicación. Cierto es que se están organizando cosas, pero no lo que se había planteado originalmente. No obtendremos lo que buscamos organizando una concentración en un lugar apartado, en un parque o en mitad de una carretera. Tampoco colapsar ciudades o carreteras, esa no es la manera. Queremos visibilidad, la misma que nos quitan los vehículos a motor y eso se consigue con unidad a todos los niveles,  sin afán de protagonismo y sin deseo de medallas particulares erigiéndose en salvador del mundo ciclista.
Aquí lo importante no es la concentración, lo importante es mostrar la fuerza de la unidad. Una fuerza esencial para exigir, no pedir,  el cambio de una ley injusta, el cambio de un código penal que atenta a la justicia e igualdad,  de un baremo de siniestralidad vergonzoso, de un reglamento de tráfico parcheado infinidad de veces.  Necesitamos el fin de una dictadura del automóvil inasumible por una sociedad igualitaria, con unos costes sociales cuantiosos. Queremos que la bicicleta tenga un régimen especial y beneficioso porque eso es lo que genera al resto de la sociedad, beneficios. El problema no es la bicicleta, el problema lo genera el vehículo a motor y esa impunidad constante, asumida y permitida.

¿Ir o no ir?

¿Qué haré  visto lo visto? Iré, iré a concentrarme junto con otros compañeros ciclistas con los que me une esta pasión, con los que me une el deseo de un cambio social, con los que me une una manera de moverme en esta sociedad que asume la muerte y la desgracia como pago, para disfrutar de una estúpida libertad que nos da el ansiado automóvil, canon de estatus social.

Este es el texto que se leerá en las concentraciones:

Anna González #porunaleyjusta

MANIFIESTO:
COMUNICADO DE LOS USUARIOS DE LA BICICLETA COMO MEDIO DE TRANSPORTE, OCIO O DEPORTE
RESPETO. NO + CICLISTAS MUERTOS

#porunaleyjusta


Desde todas las asociaciones que representan en mayor o menor medida al colectivo ciclista, tanto ciclistas federados, practicantes aficionados o usuarios habituales de las vías públicas, deseamos transmitir nuestra honda preocupación por la situación de extrema vulnerabilidad en la que actualmente se encuentra nuestro colectivo. En las últimas semanas se ha agravado la situación con numerosos accidentes y la trágica muerte de tres ciclistas en la población de Oliva, arroyados por una joven que había consumido drogas y alcohol. Los ciclistas estamos a merced de que los vehículos a motor circulen con respeto hacia nuestra integridad física, ya que cuando ocurre un accidente las víctimas se encuentran desamparadas doblemente. Están desamparadas por unas normas que no les defienden. Y son la víctima más sensible con unas consecuencias graves y en muchos casos irremediables para su vida.Tenemos que concienciar a la sociedad de que los ciclistas son un usuario más de las vías al que hay que respetar y cuidar. El uso de la bicicleta produce grandes beneficios para la persona que lo practica a nivel de salud, y su aportación a la contaminación es nula, produciendo ambos factores una reducción drástica en el gasto sanitario y en la salud de los demás. Y esto hay que destacarlo en las campañas que se deben hacer para promocionar EN POSITIVO la bicicleta como un vehículo que merece una atención preferente por la función social que cumple. Hay que concienciar sobre su vulnerabilidad y tratar de reducir las actuales cifras,pero sin asustar a los presentes y futuros usuarios, pues a pesar del notable aumento de usuarios, en la última década la gráfica estadística de los accidentados graves y fallecidos se mantiene en cifras similares (incluso descendente) cada año, lo que se traduce en que el riesgo de ir en bicicleta ha disminuido en el tiempo. Esto también demuestra que, cuantas más bicicletas en las calzadas, más seguras son para los ciclistas.
Por otro lado seguimos reclamando la reforma del Código Penal, ya que tras la despenalización de las faltas de imprudencia en julio de 2015, las víctimas han de someterse a un calvario para poder reclamar sus indemnizaciones y además, quien causa el accidente en la inmensa mayoría de los supuestos, queda impune. Esa situación se ve agravada incluso cuando el causante del accidente se da a la fuga tras el atropello, algo que desgraciadamente ocurre con bastante frecuencia y que en la inmensa mayoría de los supuestos sale gratis a quien abandona el lugar del hecho, o bien porque el accidentado puede ser socorrido por terceras personas, o porque la víctima muere en el acto.
Por lo que los aquí presentes pedimos a las distintas administraciones y a todos los usuarios de las vías, las siguientes medidas urgentes que el colectivo propone a la DGT en el plan de choque para evitar de modo inmediato más accidentes:
1) Apoyo sin fisuras a la reforma del Código Penal en favor de #porunaleyjusta para que vuelva al Código Penal la imprudencia en cualquiera de sus grados, con resultados de lesionados y fallecidos como supuesto penal, además de la creación de un delito específico, el cual es darse a la fuga tras provocar un accidente. Revisar el concepto de “imprudencia grave” cuando se provoque un accidente con alcohol y/o drogas para ser considerado delito por dolo eventual, mucho más penado.
2) Vigilancia habitual del Pegasus y creación de una unidad especial de agentes ciclistas camuflados para sancionar aquellas conductas de vehículos a motor que comprometan la seguridad de los grupos ciclistas en las horas y tramos más frecuentados por ellos.
3) Intensificar los controles de drogas y alcohol en zonas de coincidencia de zonas de fiesta con rutas habituales de ciclistas.
4) Implementación urgente de reducción de velocidad todos los fines de semana del año por la mañana de 7.00 hasta las 3 de la tarde en aquellos tramos frecuentados por ciclistas de vías de todas las titularidades.
5) Campañas en positivo sobre las grandes ventajas del uso de la bicicleta y consejos para su seguridad vial.
6) Incorporación de una asignatura obligatoria de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible en Educación Primaria.
7) Conteos de ciclistas en diferentes lugares estratégicos para conocer la evolución de los accidentes en todo el país.
8) Impulso gubernamental al Plan Estratégico Estatal de la Bicicleta, como solución global a una movilidad sostenible y segura.
9) Obligatoriedad de instalación en los nuevos vehículos de un sistema interno de control de alcoholemia que condicione su puesta en marcha a un resultado negativo, tal como recomienda el Consejo de la Unión Europea.
10) En vías de presencia frecuente de ciclistas, señalización horizontal cada kilómetro y en puntos estratégicos de una marcación de referencia de la distancia de 1,5 metros a contar desde la hipotética presencia de dos ciclistas en paralelo.
Y desde aquí queremos solidarizarnos con todos los ciclistas víctimas de accidentes de tráfico y guardar un minuto de silencio, recordando que Eduardo, Luis Alberto y José Antonio no regresaron nunca a casa al igual que otros muchos compañeros.
Fdo.: Real Federación Española de Ciclismo, Federación Española de Triatlón, IMBA, Coordinadora ConBici, Ciclojuristas, Federaciones Autonómicas de Ciclismo y Triatlón
Me gusta(1)No me gusta(0)

Acerca de César Acosta

Comisión de Seguridad Vial de la Real Federación Española de Ciclismo. Representante RFEC en la Mesa Española de la Bicicleta. Miembro del GT44 de la Dirección General de Tráfico. Consultor en reglamentación vial ciclista y movilidad. Ex-presidente de la Federación Canaria de Ciclismo.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario, danos tu opinión.