¿Sólo 200 mil firmas?

Anna hoy ante los medios, delante del Congreso

Hoy Anna González (02/03/17)  ha entregado en el Congreso de los Diputados las 200 mil firmas recogidas mediante una campaña digital  que solicita el cambio de una ley que deja indefensas a las víctimas de   accidentes de tráfico. Una ley injusta  ante la cual todos estamos indefensos , lo sepamos o no, nos hayamos preocupado de conocerla o no, hayamos firmado  esta campaña o no.   Puede que tú seas de esos a los que no les pareció un tema importante, o de los que cree que a ti no te afecta. Puede incluso que seas de los que dedica muchas horas a entrenar en tu bici  en carretera sin pensar en qué puede pasarte si tienes un accidente. La realidad es que esta campaña debería haber tenido un apoyo masivo, máxime cuando afecta directamente a un colectivo formado por muchísimos más del número de firmas recogidas.

Enlace al artículo sobre la campaña

Algunos creerán que 200 mil firmas es un éxito, pero yo no puedo dejar de preguntarme cómo es que sólo han firmado 200 mil personas para cambiar algo tan claramente  injusto.  200 mil firmas que además, ha costado bastante tiempo conseguir.
Pienso en ello y me pongo a analizar:  Si cada día sale a la carretera un millón de ciclistas, si  en las ciudades y cada fin de semana se multiplica por casi cuatro el número de personas en bici, si  éstos, a su vez, tienen amigos, hermanos, novios, novias, familia en general… ¿Sigues creyendo que 200 mil es un éxito?. Yo no alcanzo a entender que sólo hayamos firmado 200 mil.

Tendrían que haber firmado mínimo 1 millón.
Pero no ha sido así.

¿Por qué no ha tenido una acogida masiva esta campaña?

Por desgracia hay más víctimas olvidadas por un código penal, creado contra ellas.

Anna González  ha representado, por un lado, la voz de los familiares, de los amigos que se quedan aquí cuando un atropello se lleva a un ciclista, a un peatón o a un ciudadano más y, por otro lado, representa la indefensión de las víctimas. Ella ha visibilizado la realidad después de la tragedia. Nos ha mostrado la cara de poker que se te queda cuando compruebas cómo el causante de tan desproporcionado daño queda en libertad. Cómo,  a lo sumo, será condenado  a dos años de cárcel, lo que supone que en la mayoría de los casos no cumplirá  su condena. Todo se saldará con una sanción administrativa que posiblemente abonará un seguro.
Eso que muchos desconocen es otro  punto más a debatir en este despropósito llamado  “violencia automovilística”. Un baremo de seguros hecho para beneficio de las propias empresas del sector que  sigue ignorando las necesidades de las personas. Para esas empresas somos sólo números, pero encima pretenden que seamos el número más barato posible para sus bolsillos.

Llevo más de 20 años en temas de seguridad vial, he asistido a unos cuantos juicios, he organizado manifestaciones, he comprobado en primera persona lo que significa un atropello con  fuga  del conductor. He sufrido en primera persona el ver a  amigos irse para siempre por  causa de un automóvil conducido por alguien que ha considerado que su tiempo, su máquina, sus impuestos, sus intereses y su vida, eran más importantes que los de cualquier otro. Y para rematar,  he comprobado cómo una administración y una justicia, que en teoría tendrían que velar por el más indefenso, en la práctica, se han vendido a intereses mercantilistas para seguir beneficiando al poderoso. Todo eso además, jactándose por haber conseguido una reducción de casos en los juzgados.  Se jactan sin explicar a la opinión pública el porqué de esa disminución de pleitos. Lo que no cuentan es que  los afectados por un accidente, para conseguir justicia, han de litigar por su propia cuenta contra una todopoderosa aseguradora del coche causante del atropello, teniendo que afrontar de su bolsillo el pago de

  • Abogado
  • Procurador
  • Médicos y/o forenses
  • Peritos
  • su propio tiempo invertido en todos los trámites

Si esto fuera poco, deberías saber que además, en estos casos, se  supone la  presunción de veracidad al médico de la aseguradora.  Ojalá alguien me lo pueda explicar porque yo no alcanzo a entenderlo.

Momento de la llegada al Congreso. Anna González, Albert Rivera, Pedro Delgado, Luis de Santos, Eduardo Chozas, J. López Cerrón, Alfonso Treviño y Carlos Núñez (Mesa Española de la Bicicleta)

Si desconocías todo esto igual estás indignado sabiendo que estamos vendidos por ley. Pero a mí lo que me indigna es que ahora que nos tocaba a nosotros, a los perjudicados, porque recuerden que cualquiera puede ser el próximo, mostrar nuestra  fuerza y  unidad,  ahora que teníamos la oportunidad de hacer algo para cambiar las cosas, ahora que alguien había sacado ganas dentro de su desgracia personal de empezar a pedir cambios… ahora que teníamos que haber respondido todos a una, no lo hemos hecho. Y escuchas a algunos calificar de “globerada” esta iniciativa. Al parecer es más importante el entreno del día, saber si te saqué diez o cinco minutos en el entrenamiento o conocer si el “Indurain” de turno ha montado Shimano o Campagnolo en su cuadro de 5 mil euros.
No me hables de tus triunfos, no me interesa si te costó 2 o 4 mil euros, no me cuentes quién ganó el domingo, si has perdido 2 o 5 kilos o si suspendieron la carrera. Háblame de lucha, de trabajo, de acción, de coraje, de implicación, de protestar, de reclamar. Háblame de unidad y de colaborar para cambiar un comportamiento, para cambiar unas leyes injustas y entonces te escucharé. Porque sin todo ello no habrá carreras, no se venderán bicis de 5 mil euros y no habrá jóvenes ciclistas que luchan en los tours de cada día.
Si alguna vez te toca a ti la desgracia quizás  recuerdes que pudiste cambiar la injusticia pero … tenías que entrenar.

El “no” de Movistar en el último momento

La lucha de Anna es la vergüenza de muchos. La lucha de Anna es la dejadez de instituciones que deberían haber sido las primeras en alzar la voz y no escudarse en aspectos banales e infantiles. Los mismos que nos quejamos de ver cómo no hay nuevas generaciones de ciclistas, los mismos que nos quejamos de ver cómo cada vez hay más participantes en categorías de máster que en infantiles o sub23 y los mismos que no hacemos nada porque no nos corresponde.

Eso que tanto me ha dolido siempre, el egoísmo y la individualidad, ha quedado claramente demostrada en esta entrega de firmas. Una mujer, una sola mujer, nos ha dado una bofetada a todos, nos ha demostrado que ella sola ha hecho más que muchos de nosotros en años. Ella que  se ha encontrado con la indiferencia de algunos que debían haber sido los primeros en apoyarla, los que cuando ella tocó a su puerta, miraron por la mirilla y no le abrieron, esos mismos ahora aplauden ese trabajo y quieren subirse al carro. Anna les ha dado una lección de coraje y tesón que cualquier ciclista debía saber.

Gracias a esta iniciativa se ha puesto sobre la mesa la necesidad de un cambio. Pero no puede quedar solo en un simple cambio de dos artículos, hemos de aprovechar el impulso y la repercusión, hemos de ir más allá.
Hay que cambiar un código de circulación, unos patrones de movilidad ciudadana, una modificación de las indemnizaciones, un aumento de las sanciones, un cambio en la jerarquía de las ciudades, una discriminación positiva de la bicicleta, unas enseñanzas en las autoescuelas y una asignatura troncal en la enseñanza. Una apuesta clara y decidida en la que el coche (y su conductor), el culpable de la situación que vivimos y de las desgracias que genera, no pueda continuar dictando el devenir de los ciudadanos, de las personas y modificando vidas a su antojo, sabedor de que “no sucede nada”.
No me vale enarbolar la bandera de la economía y de los puestos de trabajo. No hablo de eliminar el automóvil, hablo de saberlo utilizar y de que quien lo utilice sepa que tiene una posible arma en sus manos. El coche tiene su sitio y el conductor también, pero este no puede estar en el centro de la calzada, en el centro de las ciudades. En el centro están las personas, los ciudadanos.

PEEB Creado por la Mesa Española de la Bicicleta

Por eso desde la Mesa Española de la Bicicleta hemos creado, hace ya dos años, el Plan Estratégico Estatal de la Bicicleta.
A día de hoy seguimos trabajando en él, revisando e incluyendo aspectos más amplios, como el ciclismo de montaña y el desarrollo económico del mismo. Hemos puesto en sesenta páginas un plan de desarrollo lógico, coherente y decidido de cómo se ha de afrontar el colocar a la bicicleta en las carreteras de nuestras ciudades y cómo desarrollar las vías donde puedan llegar a entrenar un día nuestros ciclistas. Esos mismos que queremos que ganen medallas, vueltas y tours, para luego sacarnos la foto a su lado.
No puedo terminar sin dar las gracias a Anna y pedirle perdón por la vergüenza que he sentido al comprobar que en muchos momentos se ha visto sola. Sola a sabiendas de que estaba cambiando algo para el beneficio de todos, incluido el tuyo, que nunca te ha preocupado una manifestación ciclista y nunca has apoyado un movimiento por nuestra seguridad, simplemente porque tenías que entrenar para ganar la carrera de tu barrio.

Espero y deseo que no tenga que existir más “Annas”.

Gracias Anna

: 02-mar-2017 18:26 UTC
Código de registro: 1703020895029

Me gusta(10)No me gusta(0)

Acerca de César Acosta

Comisión de Seguridad Vial de la Real Federación Española de Ciclismo. Representante RFEC en la Mesa Española de la Bicicleta. Miembro del GT44 de la Dirección General de Tráfico. Consultor en reglamentación vial ciclista y movilidad. Ex-presidente de la Federación Canaria de Ciclismo.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Pingback: Si, pero No. Manifestación Ciclista – Seguridad Ciclista

  2. Yo he firmado y soy ciclista de montaña. ¿Has firmado tú?

    Me gusta(1)No me gusta(0)

Deja un comentario, danos tu opinión.